TRADICIÓN Y FUTURO

 

En defensa de nuestros pueblos y tradiciones.

 

Un partido político sin colores

TRADICIÓN y FUTURO, nace como partido trasversal, formado por ciudadanos con convicciones diversas que quieren hacerse oír y en donde son bienvenidos todos aquellos que, sintiéndose abandonados o simplemente defraudados por las políticas que están haciendo los actuales partidos políticos y sus dirigentes, quisieran ser partícipes de una nueva idea, con una entrega firme y dedicada a todas las ciudades y pueblos. Con la promoción de nuevas legislaciones que protejan el respeto a todos los colectivos y, en especial, a las áreas rurales, las tradiciones, el medio ambiente, la herencia natural e histórica, la biodiversidad y la conservación del Patrimonio Rural, a través de instrumentos de representación en dichas áreas, con voz y voto en la legislación que les afecte, sin olvidar la defensa de la Constitución Española. TRADICIÓN Y FUTURO es un partido sin colores, transparente y que trabaja desde el respeto, la conciliación y el diálogo.

Nuestro entorno de actuación

Trabajamos donde el ser humano .entra en contacto con la Naturaleza. Allí donde se ubican nuestras raíces como pueblo. Agricultura, ganadería, caza, pesca y tradiciones en armonía con el deporte, el turismo y la ecología. Nos preocupamos de la conservación ante un mundo que se inclina cada vez más hacia una sociedad urbana y tecnológica. Una sociedad que pierde poco a poco el vínculo que le une a sus ancestros y a sus orígenes culturales. Queremos ser el vínculo de unión entre nuestra riqueza ancestral y las nuevas tendencias del futuro.

Defendemos las actividades

y tradiciones culturales ancestrales

Especialmente aquellas que se desarrollan en los territorios rurales, así como la recuperación, conservación y explotación del Patrimonio Histórico rural, de nuestra herencia histórica y nuestro entorno natural. Ofrecemos la promoción de una nueva visión de la naturaleza, basada en los auténticos procesos naturales y que necesita actuaciones claras y valientes para su salvaguarda, sin que se olvide el aprovechamiento de todos los recursos generados por esa naturaleza, que dignifican nuestro conjunto de bienes culturales agrarios, además de garantizar su protección y conservación.